PARAFINA, LA ESTRELLA DE LA MANI&PEDI

PARAFINA, LA ESTRELLA DE LA MANI&PEDI

Si nunca la has probado, cuando lo hagas te harás fanática de este producto que se convierte en uno de los métodos especiales que ofrecen en numerosos  centros de belleza y spas como tratamiento completo para dejar las uñas, las cutículas y la piel de las manos y los pies tan suaves como la seda. Digamos que es un tratamiento imprescindible para conseguir una piel flexible y jugosa.

La parafina es un producto utilizado tanto en tratamientos fisioterapéuticos como estéticos, en donde su principal función es mejorar la circulación y humectar la piel. Consta de una serie de compuestos orgánicos que son altamente hidratantes y regeneradores. La parafina ayuda a humectar la piel a niveles profundos, ya que aumenta el flujo sanguíneo en el área tratada.  Esto hace que la humedad de las capas profundas de la piel se expanda a las capas superiores y, debido a la parafina, esta humedad no puede evaporarse sino que regresa a las capas profundas  ayudando así a hidratar, alimentar y rejuvenecer la piel

Su aplicación sobre la piel tiene la peculiaridad de que forma una película aislante que evita que se pierda o evapore la humedad del tratamiento y favorece que se mantenga en las capas internas de la piel. Su aplicación contribuye a retener la pérdida de hidratación manteniendo la temperatura corporal eliminando además las toxinas.

Uso doméstico: La parafina también se puede adquirir en centros de belleza para hacerse el tratamiento a domicilio y reparar en media hora la piel y las cutículas más estropeadas. Con su textura gelatinosa cuando está caliente, para quedarse petrificada al enfriarse, resulta un tratamiento casero extraordinario

Paso a paso

1.- Puedes derretir el bloque de parafina adquiriendo un aparato eléctrico que la calienta y derrite hasta que toma la textura gelatinosa y la mantiene a la misma temperatura.

2.- Una vez derretida, puedes aplicarla directamente del aparato donde la has calentado haciendo uso de una brocha, dándole al menos unas 4 o 5 capas a cada zona, hasta que adquiera cierto grosor (tienes que ir separando los dedos para que no formen bloque y el producto llegue hasta los lugares más recónditos)

3.- Haz el tratamiento por separado. Primero las manos o los pies, tú eliges. Cuando estén las manos o los pies bien cubiertas de parafina, tápalas con plástico y encima envuelves las manos o los pies con una toalla. Todo esto es para que no se pierda el calor y la temperatura en el paso del tiempo.

4.- En el momento que notes que la parafina ya está fría y que ha perdido la temperatura inicial es el momento de retirarla. Intenta moverte lo menos posible durante el tratamiento ya que la parafina debe no quebrarse, si se quiebra el resultado no será el mismo.

Una vez la retires recuerda que no se puede reutilizar, siempre ha de ser parafina de estreno para que sus activos no pierdan influencia. Otro dato benéfico de la parafina es que también es buena para tratar la artritis.

Y no solo es recomendable para hacerse una manicura y pedicura a fondo, también resulta muy eficaz en las zonas rugosas, como los codos y las rodillas, incluso en la cara se aplica como una mascarilla por su acción activadora de la circulación y sus efectos de hidratación de larga duración.

Para más información llama al 955708855, envía un correo a info@profesionalestetica.com o escríbenos directamente en https://www.versionprofesional.com/.

Escrito por Rocío Vacas de Versión Profesional.

Publicado en 13/10/2017 Paso a paso, Estética 335
Ant.
Sig.

La cesta esta vacía

To be determined Envío
0,00€ Total

Pagar